Catarsis

Depósito sin combustible. Estación Catarsis: Pónganse cómodos, protéjanse de la fría y rutinaria realidad y sean cibertransportados a un subespacio donde reinan el blanco y el negro. Espero pasen una agradable estancia entre humo, acordes, reminiscencias, quimeras... y les animo participen de ella hasta que con algo de suerte puedan llegar a su destino o den con una estación más confortable.

29.12.05



No os descubriré nada nuevo. Apuesto con toda seguridad que seréis muchos los que conozcáis a Carlos Boyero y que, como yo, toméis como medicina semanal el gusto de seguir cada jueves los "encuentros digitales" que se dan lugar en El Mundo y en los que fácilmente podemos compartir opinión, consejo, experiencias y vivencias varias sobre los temas más variopintos.
De verdad que es un gusto encontrar en la inmensidad de Internet un espacio así, ya que a pesar de que se nos ofrece de todo (sí, sí, de todo) pocas veces topamos con la suerte de, como si de una cálida conversación con un amigo de la infancia se tratara, hablar con toda libertad de temas como la música, el cine y lo que se nos presente por nuestras enfermas mentes.
Nada de poses falsas, simplonas y estúpidas (aquí pueden añadir cualquier otro adjetivo que se les parezca, confío en su creatividad de la que escaseo hoy más que nunca) que hemos de ver tan frecuentemente hoy día. Este tipo (permítanme la familiaridad) desprende un dominio de la ironía, de emoción, de sabiduría, además de poseer un exquisito gusto musical, literario y cinéfilo.
Ya les he dado unas cuantas razones de más para explicarles ese cariño y admiración que no es nada difícil sentir por él.

Les dejo un enlace que puede resultar de su interés, donde podréis conocer la admiración de otro "blogofirmante" por Boyero, además de un pequeño diccionario personal que se ha currado con temas y personajes que han ido saliendo a lo largo de los ya comentados "encuentros digitales".

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home