Catarsis

Depósito sin combustible. Estación Catarsis: Pónganse cómodos, protéjanse de la fría y rutinaria realidad y sean cibertransportados a un subespacio donde reinan el blanco y el negro. Espero pasen una agradable estancia entre humo, acordes, reminiscencias, quimeras... y les animo participen de ella hasta que con algo de suerte puedan llegar a su destino o den con una estación más confortable.

17.11.05

"Match Point"

Lo prometido es deuda y aquí estoy con mi “review”. Lo jodido ahora es ver cómo afronto la redacción de esta crítica, a ver cómo encuentro las palabras que expresen lo que quisiera decir. Y es que, aún no habiéndome "recuperado" de la estupenda y magnífica visión de "Flores Rotas", mis ojos fueron testigos del último drama del genio Woody Allen, consiguiendo conmover de nuevo mi persona.
No recordaba semanas tan gloriosas. Quede para el recuerdo, desde luego.

Unas notas de ópera nos dan la bienvenida hacia la genialidad del mundo del cine (no tardaré en hacerme con su banda sonora, estupenda) en un plano en el que vemos cómo una pelota de tenis golpea con la red. Se congela la imagen y la pelota queda por encima de la red. La voz en off de Chris Wilton (Jonathan Rhys-Meyers) se pregunta cuál será su destino: ¿Pasará la red? ¿Volverá hacia atrás? Una perfecta simbolización de la esencia de la película; la trayectoria que siga la pelota será cuestión de suerte, un hecho que escapa a nuestro talento, es un simple caso de fortuna más allá de nuestro alcance.

Y así se nos presenta la historia. Chris Wilton (Jonathan Rhys-Meyers), un humilde jugador de tenis irlandés que consigue llegar a la alta aristocracia inglesa buscando el exilio de la ajetreada vida que llevaba, consigue un puesto como profesor de tenis en un club de alto prestigio. Allí es donde coincide con Tom Hewett (Matthew Goode), gracias al cual accederá a las comodidades y todo un pase a la riqueza. Chris se casará con la hermana de éste, Chloe Hewett (Emily Mortimer), quien quedará totalmente prendada de él. Pero Chris no comparte tales sentimientos, o al menos no en su punto máximo, ya que ello está reservado para otra mujer, Nola Rice (Scarlett Johansson), por la que desborda una incontrolable pasión que se verá reprimida por la relación que mantiene Nola con su próximo a ser cuñado, Tom.

Básicamente es con ésta información con la que acudimos al cine y no voy a ser yo quien les revele más aspectos ya que no quisiera chafárosla de ningún modo. Así que, aún a riesgo de resultar cansina por decirlo siempre, quien no la haya visto, que no siga leyendo.

El argumento puede parecer demasiado tratado, convencional, nada nuevo a aportar... pero señores, no adelantemos acontecimientos. El filme va de la mano de Woody Allen, que se encarga de aportarle madurez, inteligencia, el ritmo y los diálogos adecuados... qué les voy a decir, hablamos de un jodido genio.

Somos testigos de una historia en la que los personajes son las marionetas de sentimientos diversos: amor, pasión, desesperación... La condición humana, una crítica al miedo a perder lo seguro y cómodo por nuestros verdaderos sueños. Y cómo no, la suerte. Un elemento presente en nuestras vidas aunque nos engañemos negándolo por la impotencia de no sabernos dueños totales de nuestro propio destino.



A destacar escenas muy intensas como la primera escena entre Chris y Nola o sus posteriores encuentros esporádicos. Se desnudan con la mirada, se puede notar la pasión allí contenida. Lo mismo ocurre en la cena de las dos parejas en el restaurante: pura expresividad.

La historia no nos deja indiferentes; nos lleva a la intriga, el desasosiego, la frustración... vemos la evolución y profundización tanto de la historia como de los personajes, trastocados por los acontecimientos que se suceden.
Las interpretaciones están a otro nivel. Una mención especial merecen los dos actores principales sobre los que recae la mayor parte del filme.

Jonathan Rhys-Meyers es capaz de transmitirnos sus estados de ánimo con una simple mirada, gestos... un mundo interior que esconde y le atormenta y el cual los espectadores compartimos de forma empática con él, llevándonos directamente a sus miedos y sentimientos más ocultos.
Y sobretodo me quedo con la excelente interpretación de Scarlett Johansson, como ya nos ha acostumbrado. Fui a descubrirla en la también estupenda “Lost In Translation” y con ésta última interpretación no ha hecho sino reforzar el reconocimiento a ser llamada una de las mejores actrices contemporáneas. Llena la pantalla y tiene esa esencia que escasea en los “productos fabricados” sin más destino que convertirse en desechables de hoy día.
Realmente brillante y atención a sus próximos proyectos: “The Black Dahlia” (de Brian De Palma) y "Scoop" (de Woody Allen. Será estupendo volver a disfrutar de un trabajo en el que ambos participen). Ambas películas se esperan para el próximo año 2006.


El desenlace nos mantiene expectantes hasta el último minuto y, de la misma forma que nos inició en esa maravillosa travesía hacia el cine de Woody Allen, las mismas notas de ópera del comienzo cierran el apasionante “partido” y no puedo sino sentirme jodidamente afortunada de haber presenciado 124 minutos en el éxtasis y, al mismo tiempo, nostalgia de que haya acabado y tener que levantarme del asiento para volver a la rutinaria vida.

Si me piden sacar algo a criticar no será de la película sino del comportamiento de ciertos individuos que se encontraban en la sala y los habituales ruidos molestos de envoltorios... Intentaré volver a verla un día menos frecuentado.
Un filme mordaz, irónico, brillante, complejo, con referencias literarias a Dostoievski... Bueno, cualquiera de estas palabras es un burdo intento de expresarme pero no tiene ni color con visionarlo con los propios ojos; no puedo más que recomendaros y animaros a que vayáis a verla si aún no lo habéis hecho.
Me siento con el derecho de afirmar que estamos ante una obra maestra, aún a riesgo de que me digan que es demasiado pronto para hablar de palabras tan mayores, pero qué cojones, lo es, con grandes letras mayúsculas.

1 Comments:

At 21 febrero, 2006 00:10, Blogger Wu Ming said...

Hola Mentenferma.

Me alegra que disfutaras de este peliculón, para mi quizas la mejor pelicula que Woody ha hecho (salí del cine pensando que era una de las mejores, pero ahora creo, 2 meses después, que es simplemente la mejor).

Como sabe mantener la historia, crear interes por los personajes... y cuando crees que asistes al descenso de un personaje... da la vuelta a la pelicula.

A ver si de ahora en adelante las demás son así.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home